Derechos de autor autoriza un autor el derecho exclusivo de explotar su obra en la forma que le plazca y para beneficiarse de ella. Esta protección encarna todos los poderes y facultades necesarias para modificar, reproducir, distribuir, perseguir y de uso general de la creación, así como a exigir una compensación financiera para que se convierta en público. Estos derechos son independientes de los derechos morales y entre sí, y por lo tanto se pueden transferir libremente.